5 tips para no dar el grito… con tu tarjeta de crédito

 

Los mexicanos somos gritones por naturaleza: gritamos cuando cantamos, cuando vamos al estadio (algo que la FIFA detesta, por cierto), cuando recordamos la independencia de México… ¡y cuando es momento de pagar deudas!, sobre todo si son de tarjetas de crédito.

 

Aquí te compartimos cinco valiosos consejos para que no pegues un grito en el cielo cuando llegue tu estado de cuenta.

 

1. Evita los pagos mínimos

 

 

En otras palabras, sé totalero y paga el monto indicado para no generar intereses. Si realizas el pago mínimo de tu tarjeta, se considera que estás al corriente con tu deuda y podrás liquidarla en un mayor plazo. Suena bien, ¿no? ¡Pues no es cierto!

 

Seamos claros, los bancos jamás te harán un favor sin cobrártelo (¡y muy bien!). Te otorgan un plazo más extendido porque la mayor parte de lo que abones en tus siguientes pagos se destinará para cubrir intereses, mientras que una mínima parte se utilizará para disminuir la deuda original.

 

2. Que no se te olvide pagar

 

 

Un descuido bastante común y costoso al momento de pagar deudas. De acuerdo con la Condusef, sólo el 30 por ciento de las personas tienen el hábito de ahorrar para pagar puntualmente sus tarjetas de crédito. Esa falta de planeación provoca que la mayoría de la gente olvide cuál es su fecha límite de pago.

 

Si no pagas a tiempo, los intereses pueden dispararse y ocasionarte un auténtico dolor de cabeza. Por eso es importante buscar un mecanismo que te ayude a recordar tu fecha límite. Tu teléfono puede ser un gran aliado, ya que existen varias apps diseñadas para este fin.

 

Ahorra hasta 60% en intereses, ¡consolida tu deuda!

 

3. No veas tu tarjeta como dinero extra

 

 

Las tarjetas de crédito te permiten comprar algo con dinero que actualmente no tienes y por el que, en algunos casos, posteriormente deberás pagar  intereses. Sin embargo, por increíble que parezca, muchas personas cometen el error de utilizar sus tarjetas como un ingreso extra, ¡una pésima idea!

 

¿Por qué es peligroso observarlas como un ingreso adicional? Porque desde esa perspectiva es fácil que se te pase la mano y acabes gastando por arriba de tus posibilidades. Recuerda que no debes destinar más del 40 por ciento de tu ingreso para pagar deudas.

 

4. No retires del cajero

 

 

Muchas personas creen que si retiran efectivo con su tarjeta de crédito lo “único” que deberán pagar será el monto retirado más una comisión fija. En realidad no es así, ya que tendrán que pagar el monto, así como un interés y una comisión que (¡sorpresa!) es de entre el 5 y el 8 por ciento de la cantidad retirada.

 

En pocas palabras, mientras más grande sea la cantidad que retires, el banco te cobrará un porcentaje mayor. Por eso la disposición de efectivo por medio de tu tarjeta de crédito es un recurso que sólo debes utilizar en casos de emergencia, ¡recuérdalo!

 

Préstamos personales con las mejores tasas, ¡haz clic aquí!

 

5. Compra cosas que valgan la pena

 

 

Cualquier tipo de crédito debe utilizarse para adquirir bienes durables. No vale la pena comprar con tu tarjeta de crédito artículos como zapatos o ropa, así sea a meses sin intereses, pues probablemente termines de pagarlos cuando ya no estén en buenas condiciones.

 

¿Cuál es la recomendación? Utilizar tu tarjeta para adquirir bienes que cuando termines de pagarlos aún te ofrezcan un servicio óptimo. Ejemplos: una lavadora, una cama, un comedor, etcétera.

 

Esperamos que estos tips te sean útiles para pagar deudas. ¿Crees que dejamos fuera alguna recomendación? ¡Compártela en los comentarios!

 

Paga menos intereses con tus tarjetas, ¡aquí te decimos cómo!

 

Facebook Comments