Exjugadores de la NFL y la NBA: una triste lección financiera

 

Estamos acostumbrados a pensar que un deportista de alto rendimiento tiene dinero para darse una vida como pocos: autos lujosos, enormes mansiones, vacaciones en lugares exclusivos y un larguísimo etcétera que, aceptémoslo, en algún momento envidiamos (¿por qué no me hiciste rico en vez de guapo, diosito?).

 

Y es que tenemos argumentos de sobra para relacionar a las estrellas del deporte con enormes fortunas. Basta con echarle un vistazo a la lista de los 10 deportistas más ricos de 2016, de Forbes, para encontrarse con ganancias de infarto, para algunas personas, incluso, insultantes.

 

 

Retirados y quebrados

 

Lo interesante de esto es que al menos 4 de las 10 estrellas del listado de Forbes deberán enfrentar una alarmante tendencia negativa respecto a sus finanzas en relativamente pocos años, concretamente, cuando decidan retirarse de las canchas.

 

Nos referimos a Cam Newton, de la NFL, y a los basquetbolistas LeBron James, Kevin Durant y Kobe Bryant, deportistas que figuran en el listado de Forbes y que, de acuerdo con información revelada por una investigación de Sports Illustrated, corren el riesgo de sufrir un terrible colapso financiero.

 

 

Realizada en 2009, esta investigación reveló que, después de dos años de haberse retirado, el 78 por ciento de los exjugadores de la NFL estaban en aprietos financieros, o de plano, ¡en bancarrota!

 

Asimismo, Sports Illustrated descubrió que el 60 por ciento de los exjugadores de la NBA estaban en quiebra después de cinco años de haber abandonado las duelas… ¡Ahora sabemos por qué lloras, Michael!

 

 

Broke, un documental de ESPN, es otro trabajo periodístico que evidencia cómo la inadecuada gestión financiera de muchas estrellas del deporte ha transformando sus vidas acaudaladas y aparentemente exitosas en una triste e inesperada historia de miseria, convirtiendo a varios de ellos en indigentes.

 

El origen de la tragedia

 

¿Cómo diablos es posible que varias de las, alguna vez, figuras del deporte ahora vivan, literal, en la calle? Maverick Carter, un amigo de LeBron James, ofrece una pista.

 

La mayoría de los deportistas que criticamos por su mala gestión financiera, dijo Carter en una entrevista con The Washington Post, acumularon gran parte de su riqueza a los 20 años, cuando recién han salido de la escuela y han tenido poco o nada de tiempo para desarrollar sus habilidades financieras.

 

 

Al respecto, Draymond Green, de los Golden State Warriors, compartió en entrevista con el propio Carter una anécdota que retrata brutalmente los excesos que suelen cometer las estrellas del mundo del deporte una vez que comienzan a construir enormes fortunas.

 

Cuando Carter le preguntó a Green cuál había sido el gasto más estúpido que había hecho tiempo atrás, la respuesta del basquetbolista fue contundente: “una noche de 21 mil dólares en un club nocturno”. Descripción gráfica de la reacción de nuestro editor cuando leyó esto:

 

 

“¿Y qué aprendiste?”, preguntó Carter. El basquetbolista, quien en su primer año en la NBA ganó 850 mil dólares, reconoció que fue un derroche, algo que sigue pensando ahora que gana millones.

 

La lección

 

Como podrás darte cuenta, no hay salario ni riqueza que resistan malas decisiones. Una dura lección de la que puedes aprender y tomar conciencia. Al final de cuentas, no importa cuánto dinero ganas, sino qué decides hacer con él. ¡Toma nota!

 

Mejora tus finanzas, ¡consolida tu deuda!

 

Facebook Comments