Lecciones financieras del COVID-19

 

Si hay algo que tenemos que reconocerle al COVID-19 es que en pocas semanas ha logrado lo que ninguna autoridad ni gurú de finanzas personales ha conseguido en décadas: que los mexicanos nos demos cuenta de lo importante que es el ahorro y otros asuntillos más relacionados con el dinero.

 

 

Y es que al parecer tenía que venir un cochino virus desde tierras remotas (¿o cercanas? Inserte su teoría conspirativa favorita aquí: _____) para darnos cuenta de que la mayoría no estamos preparados mentalmente ni financieramente para enfrentar un contexto económico adverso.

 

Lo triste del asunto es que, lejos de mejorar, las cosas prometen ponerse más feas que un tweet de Canal 5 a las tres de la mañana, ya que en las próximas semanas y meses podremos observar de manera más clara los efectos que tendrá la pandemia en la economía familiar y en el sector laboral.

 

Por todo lo anterior, aquí te compartimos tres lecciones financieras que debemos aprender de todo esto.

 

¿Listo? ¡Vamos a por ello!*

 

[*Perdón, nuestro editor vio la última temporada de La Casa de Papel y anda insoportable, no lo juzgues, es el encierro].

 

1. Ahorrar es importante

 

Ahora más que nunca hemos comprendido que no estaban locas ni estaban exagerando aquellas personas que encarecidamente nos aconsejaban ahorrar y que tristemente, como las historias de nuestros amigos en Facebook e Instagram, decidimos ignorar.

 

 

Y es que no nos dejarás mentir, si no tuviste la precaución de ahorrar antes de que empezara esta pachanga, a lo largo de estos días has tenido que echar tarjetazo en todos lados, rezándole a toda entidad espiritual suprema que esto no se agrave porque, de ser así, estarás en serios aprietos.

 

Toma el control de tus finanzas, ¡consolida tus deudas con la tasa más baja!

 

Si ya entendiste lo importante que es ahorrar y estás en posibilidad de hacerlo, comienza a crear tu fondo de emergencia, el cual debe cubrir al menos dos meses de tus gastos fijos.

 

2. Ningún empleo es seguro

 

Hasta hace algunas semanas, muchas personas creían que tenían un empleo seguro, ya sabes, nos referimos a esos puestos de trabajo que, como los kilitos que ha ganado nuestro editor durante la cuarentena, difícilmente se pierden a menos que se cometa un grave error.

 

 

Sin embargo, nadie contaba con el hecho de que un listillo pediría un caldito tlalpeño de murciélago y todo se iría al demonio, provocando el nada alentador pronóstico de que esta pandemia destruirá 195 millones de empleos en el mundo, de acuerdo con Organización Internacional del Trabajo.

 

¿Qué podemos aprender de esto? Principalmente, dos cosas:

 

a) Es importante diversificar nuestras fuentes de ingreso.

 

b) No existe nada más peligroso que un empleo “seguro”.

 

3. Es absurdo lo que pagamos de intereses

 

Se tiene que decir: de acuerdo con indicadores del Banco de México, alrededor de 20 millones de mexicanos pagan tasas de hasta 68 por ciento por deudas en sus tarjetas de crédito y préstamos personales bancarios, algo absurdo, sobre todo en momentos como el que estamos atravesando.

 

 

Por eso, obviamente, cuando apenas comenzábamos a enterarnos de que las cosas se pondrían complicadas, los bancos, rápidos y eficientes (como siempre, cuando se trata de cobrar) dieron a conocer una serie de programas para “apoyar” a sus clientes con el pago de sus tarjetas y préstamos.

 

No seamos ingenuos, si los bancos decidieron ofrecer estas alternativas es porque saben que sus tasas de interés son elevadas, por no decir leoninas, y que, debido a la pandemia, muchos de sus clientes simple y sencillamente no van a poder pagarlas.

 

Por lo tanto, la lección que debemos aprender de este punto en particular es que pagar más intereses de la cuenta, sobre todo en estos momentos, no sólo es una pésima idea, sino que también es un suicidio financiero.

 

Deja de pagar altos intereses, ¡consolida tus deudas!

 

¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo y déjanos tus comentarios!

 

Facebook Comments