¿Las reestructuras afectan tu historial crediticio?

 

Si en algún momento destinas gran parte de tus ingresos para el pago de créditos o deudas o crees que no podrás seguir realizando tus pagos de manera puntual, quizá te veas en la necesidad de solicitar una reestructuración.

 

Pero, ¿qué es una reestructuración? En términos generales, una reestructuración es un acuerdo al que llegas con la institución a la que le debes para modificar las condiciones originales del crédito o de la deuda con el objetivo de ajustarlas a tu capacidad de pago actual.

 

 

 

Con dichas modificaciones es factible extender el plazo del crédito o reducir el pago mensual. Incluso, de ser necesario, en algunos casos es posible modificar tanto el plazo como el pago mensual.

 

Depende de la situación de cada persona

 

De acuerdo con información de la Organización Nacional de la Defensa del Deudor, nueve de cada diez personas que buscan algún tipo de apoyo con sus créditos ya no tienen la posibilidad de concretar una reestructura.

 

 

Asimismo, la organización señala que, generalmente, las personas que pueden acceder a una reestructuración sin que ésta afecte su historial son:

 

  • Las que han realizado pagos mínimos (por lo que sus cuentas aún son reportadas al corriente).

 

  • Las que tienen atrasos no mayores a tres meses.

 

Por su parte, las personas que registran atrasos de seis meses o más difícilmente consiguen negociar una reestructura sin que ésta afecte negativamente su historial crediticio.

 

 

Por otro lado, de acuerdo con Wolfgang Erhardt, vocero nacional de Buró de Crédito, reestructurar significa que la persona tardará más en pagar la totalidad de su deuda, ya que es probable que el plazo se extienda y los pagos mensuales se disminuyan.

 

Asimismo, el vocero ha indicado que, cuando una persona accede a una reestructuración, se incluye una clave de observación que indica que no cumplió con las condiciones originales del contrato, pero que, al mismo tiempo, tuvo la voluntad de seguir pagando.

 

Consideraciones importantes

 

Si piensas solicitar una reestructuración, resulta fundamental que no pierdas de vista lo siguiente:

 

  • La afectación o no de tu historial por una reestructura depende del criterio y de las condiciones de cada institución, así que averigua esto antes de solicitarla formalmente.

 

  • Es posible que se extienda el plazo original y termines pagando más intereses, por lo que deberás ser consciente de que tus ingresos estarán comprometidos por más tiempo.

 

  • En la mayoría de los casos, para obtener una respuesta favorable debes estar al corriente con tus pagos y solicitarla con al menos 20 días de anticipación.

 

  • A diferencia de las reestructuras, las quitas invariablemente afectan negativamente tu historial crediticio, dado que terminas pagando sólo un porcentaje de la deuda original.

 

Así que ya lo sabes, si tienes en mente solicitar una reestructuración, primero asegúrate de conocer los términos y condiciones de la institución con la que tienes el crédito o la deuda, ¡no olvides que eso es muy importante para conservar tu historial crediticio en óptimas condiciones!

 

¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo y no olvides dejarnos tus comentarios!

 

Facebook Comments