¿Cuánto dejarán de ganar los bancos de intereses?

 

Como ya debes saberlo, gracias al bativirus que nos obligó a quedarnos encerrados y sin cheve durante un buen rato, la banca lanzó diferentes programas para diferir los pagos de los créditos que otorga a diferentes sectores de la población.

 

Nos referimos concretamente a los créditos para pymes, créditos personales para personas físicas con actividad empresarial y tarjetas de crédito, para los cuales los bancos ofrecieron programas de diferimiento con plazos de entre cuatro y seis meses.

 

A mediados de junio, un total de 8.3 millones de créditos le entraron a estos programas, lo que representa el 25 por ciento del total de acreditados que tiene la banca, de acuerdo con la Asociación de Bancos de México (ABM).

 

 

Ahora bien, ¿cuánto dejarán de ganar los bancos de intereses (por ahora)? Nada más y nada menos que la módica cantidad de casi 50 mil millones de pesos, lo que equivale al 44 por ciento del presupuesto del programa de adultos mayores del gobierno federal.

 

Pero esa aparente pérdida para los bancos, como tu amigo macho alfa usando FaceApp para averiguar cómo se vería de mujer, podría significar apenas el comienzo de algo más. ¿Por qué lo decimos? Sigue leyendo…

 

Agosto y septiembre la (otra) curva

 

Según la AMB, la mayoría de los créditos que ingresaron a este tipo de programas lo hicieron entre abril y mayo, justo cuando la pandemia y el encierro se encargaron de darnos una maltratada económica y emocional más fea que la que le propinó Lady Pizza al personal de Little Caesars.

 

Lo anterior quiere decir (nos referimos a los programas de los bancos, no a Lady Pizza y su lamentable berrinche) que las personas que se vieron en la necesidad de diferir los pagos de sus créditos deberán empezar a pagar entre agosto y septiembre.

 

 

¿Y eso qué tiene de malo? Bueno, pues “casi nada”, excepto porque…

 

  1. Les van a cobrar intereses ordinarios.

 

  1. Las tasas siguen siendo elevadas, de hecho, alrededor de 20 millones de mexicanos pagan hasta 68 por ciento de intereses por sus tarjetas y préstamos personales bancarios.

 

  1. El desempleo, como la cintura de nuestro editor durante la cuarentena, no deja de ganar terreno.

 

  1. Si no pagan puntualmente, les van a cobrar gastos de cobranza, que pueden ser de 250 a 500 pesos por evento.

 

  1. Si no pagan a tiempo, les van a cobrar intereses moratorios, cuyas tasas generalmente son 50 por ciento más elevadas que la tasa de interés ordinaria.

 

  1. Van a tener deudas más grandes, porque dudamos mucho que durante la cuarentena no hayan utilizado sus tarjetas de crédito.

 

  1. Producto de lo anterior, muchas de sus deudas se volverán impagables.

 

  1. En esas fechas es el regreso a clases de las criaturas.

 

  1. De acuerdo con analistas del sector financiero, los próximos 18 meses serán muy complicados para la economía mexicana.

 

  1. El “negocio” de la venta del líquido de rodillas en el mercado negro resultó ser una farsa.

 

En resumen, como podrás sospecharlo, si la banca “renuncia” (por ahora) al negociazo que representan los intereses de sus créditos, podría ser por algo. No lo olvides: la casa nunca pierde.

 

Por nuestra parte, sólo nos queda aconsejarte que tomes las debidas precauciones cuanto antes, si tienes deudas con tus tarjetas, evalúa la posibilidad de consolidarlas con un préstamo que te cobre una tasa más baja, porque no hace falta que venga Anonymous a decirlo: no son tiempos de andar pagando más intereses de la cuenta.

 

 

Facebook Comments