Se terminó la prórroga de mis tarjetas, ¿ahora qué hago?

 

Si solicitaste una prórroga para el pago de tus tarjetas, es probable que este mes, o en los próximos, dicho periodo de gracia termine.

 

Como ya debes saberlo, una vez que esto ocurra deberás empezar a cubrir los pagos que no realizaste en ese lapso, con sus respectivos intereses ordinarios.

 

Además, si no pagas en tiempo y forma, ahora sí te van a reportar con una mala calificación en Buró de Crédito y te van cobrar intereses moratorios y gastos de cobranza.

 

Entonces, ¿qué debes hacer una vez que termine la prórroga? Aquí te lo contamos en tres pasos:

 

1.- Averigua cuánto tendrás que pagar

 

Puede que hayas olvidado cuánto tendrás que pagar y a partir de cuándo deberás hacerlo, así que ponte en contacto con tu banco y averígualo, ¡es muy importante que tengas esto muy claro!

 

De ser posible, consigue esta información antes de que termine el periodo de gracia, así podrás estar mejor preparado y evitarás desagradables sorpresas.

 

 

2.- Ajusta tu presupuesto

 

Como lo comentamos previamente, las prórrogas no cancelaron la generación de intereses ordinarios, por lo tanto, tal vez tengas que revisar y ajustar tu presupuesto.

 

Si identificas que no podrás realizar tus pagos o que tendrás dificultades para hacerlo, recorta gastos que no sean esenciales, por lo menos, hasta que tus finanzas se estabilicen.

 

 

3.- Revisa qué tasa estás pagando

 

Pagar intereses ordinarios no es poca cosa cuando te cobran tasas de 40 por ciento o más, así que te sugerimos echarle un vistazo a tu estado de cuenta.

 

Si tienes buen historial, considera la posibilidad de consolidar tus deudas con un préstamo personal, que te cobre una tasa más baja, ¡puedes ahorrarte hasta la mitad de intereses!

 

 

¿Qué hacer si no tienes para pagar?

 

En caso de que termine tu prórroga y no tengas manera de hacer tus pagos, evalúa cuál de las siguientes estrategias puede resultarte más conveniente:

 

  • Paga el mínimo. No es lo ideal, pero si no te queda de otra, haz el pago mínimo para que, al menos, tu historial crediticio no se vea afectado. Sólo no pierdas de vista que hacer pagos mínimos incrementa sustancialmente la generación de intereses.

 

  • Reestructura. Otro recurso es negociar con el banco pagos mensuales más accesibles que los que tenías originalmente. De nueva cuenta, no es lo ideal, porque terminarás pagando más intereses, ya que, esto aumentará el plazo del crédito; y tu historial crediticio lo resentirá.

 

  • Busca nuevas fuentes de ingresos. Si no puedes cubrir tus pagos, no sólo tienes un problema de gastos, sino que también de ingresos, ¡busca alternativas que te permitan incrementarlos!

 

  • Quitas o empeños. Como último recurso, puedes considerar la posibilidad de tramitar una quita o recurrir al empeño. No obstante, recuerda que las quitas afectan negativamente tu historial durante años.

 

Como podrás darte cuenta, lo mejor es anticiparte y crear un plan para conservar tu tranquilidad financiera. Si no tuviste esa precaución, conserva la calma y selecciona la estrategia que mejor se ajuste a tu situación. ¡Tranquilo, todo tiene solución!

 

¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo y déjanos tus comentarios! ¿Solicitaste una prórroga? ¡Cuéntanos cómo te ha ido y qué estrategias estás utilizando para hacer frente a tus pagos!

 

Facebook Comments