Uso de tarjeta de crédito, cuándo sí y cuándo no

 

Nuestra tarjeta de crédito puede ser nuestra mejor amiga o nuestra peor enemiga, todo depende del uso que le demos y cómo paguemos.

 

En esta época de compras, caemos en muchos errores al momento de utilizarla, por lo que en este artículo te diremos cuándo te conviene y cuándo no.

 

¿Cuándo sí?

 

1.- Hay una oferta solo con tarjeta.

 

Puede que quieras comprar a meses sin intereses o tu banco tenga una promoción para hacerte un descuento especial por la compra. Entonces, será prudente que utilices tu tarjeta, ya que solo así accederás a esa promoción.

 

 

2.- Vas a deducir impuestos.

 

Para poder deducir una compra de tus impuestos, es necesario que pagues con una tarjeta de crédito. Por ejemplo, la colegiatura de tus hijos, tu seguro de gastos médicos mayores y las consultas médicas son deducibles.

 

 

3.- Financiamiento.

 

Si necesitas comprar algo con financiamiento a corto plazo, tu tarjeta de crédito puede ser una buena opción, solo asegúrate que realmente podrás pagar en la fecha indicada.

 

¿Cuándo no?

 

1.- Tomar efectivo.

 

Sacar dinero de tu tarjeta es una de las peores cosas que puedes hacer, ya que te cobrará muchos intereses por esta práctica, lo que hará que tu deuda suba y se te complique pagar.

 

 

2.- Comprar a pagos fijos.

 

Esta modalidad lo único que quiere decir es que adquirirás un producto que tendrás que pagar a meses con interés fijo, lo cual nunca es una buena idea, porque el objetivo de usar una tarjeta de crédito es evitar, siempre, los intereses.

 

3.- Complementar tus ingresos.

 

Usar tu plástico para lograr llegar a fin de mes lo único que hará es ponerte en una situación económica bastante difícil, ya que comprometerá tus ingresos al siguiente mes y estos los del siguiente y así sucesivamente.

 

¿Qué más debo tomar en cuenta?

 

Además de los escenarios que ya mencionamos, hay otras cosas que debes tomar en cuenta y aquí te dejamos tres de ellas:

1.- Fechas. 

 

Tu tarjeta de crédito tiene una fecha de corte y una de pago. Siempre debes intentar adquirir lo que necesites después de la primera, así tendrás hasta 50 días de financiamiento.

 

 

2.- Pagos.

 

Estos deben ser de, por lo menos, el monto que viene en el apartado de “Mínimo para no generar intereses”, con el objetivo de que tu deuda no se incremente. Aunque, lo ideal es siempre pagar el total.

 

3.- Límite de crédito.

 

Recuerda que no debes usar más del 50 por ciento de tu límite de crédito, para no afectar tu Score en Buró, por lo que antes de adquirir algo, además de pensar si realmente lo necesitas, verifica cuánto tienes libre.

 

¿Te gustó el artículo? ¿Para qué utilizas tu tarjeta de crédito? ¡Compártenos tus comentarios!

 

Facebook Comments