¿Piensas empeñar? Ten esto en cuenta

 

Empeñar siempre debería ser tu última opción cuando tienes problemas financieros, ya que puedes perder tu bien y ser víctima de tasas y condiciones abusivas.

 

Pero, como sabemos que estamos en un momento extraordinario y que más de uno tendrá que hacerlo, aquí te dejamos algunos puntos a tomar en cuenta:

 

1.- Verifica la tasa

 

Normalmente, las casas de empeño tienen distintas modalidades en las cuales puedes pagar. Aunque algunas son más fáciles que otras, siempre debes revisar con qué tasa de interés te prestan en cada una.

 

Los intereses pueden ir de 36% al 100% anual.

 

Por ejemplo, el Nacional Monte de Piedad cobra una tasa promedio de 36 por ciento anual en su Empeño Clásico, mientras que su modalidad de “Pagos Libres” tiene una del 66.48 por ciento. Según su página de Internet, la tasa depende del bien a empeñar y del historial de empeños de cada cliente.

 

2.- Revisa todas las comisiones

 

Además de la tasa, las casas de empeño cobran otras comisiones, como por apertura, seguros, por atraso o por liberación del bien; así que verifícalas todas antes de aceptar.

 

Tienes riesgo de perder tu bien si te atrasas demasiado en los pagos.

 

Lo ideal, obviamente, es elegir el lugar en donde menos comisiones te cobren, ya que algunos se pueden querer aprovechar de la necesidad de las personas en esta época e incluir cobros extras, que pueden ser sumamente abusivos.

 

3.- Asegúrate de que podrás pagar

 

Si no quieres perder tu bien, debes asegurarte de que podrás pagar en tiempo y forma durante todo el plazo del préstamo, ya que los atrasos, además de subir la deuda, pueden provocar que el objeto que empeñaste se ponga a la venta.

 

Los pagos “facilitos” pueden volverse impagables.

 

Así que revisa muy bien tu presupuesto y los gastos mensuales que tienes normalmente, para saber si tus ingresos serán suficientes para cumplir con este compromiso.

 

4.- Revisa las condiciones de recuperación extemporánea

 

En caso de que el plazo de tu préstamo se venza y tú no hayas podido pagar, aun podrás recuperar tu bien, si es que la casa de empeño no logra venderlo inmediatamente. Así que revisa que tu contrato marque las condiciones mediante las cuales puedes pagarlo de forma extemporánea.

 

Por otro lado, si se vende, tienes derecho de recibir el excedente de la venta, una vez descontando el préstamo, comisiones e intereses. Claro, no será mucho, pero debes verificar que tu contrato te haga saber que tienes esta opción.

 

5.- Protégete de fraudes

 

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) tiene un Registro Público de Casas de Empeño, que puedes revisar en su página de Internet, lo cual debes hacer sí o sí, para evitar fraudes.

 

Verifica que la entidad esté en el Registro Público de Casas de Empeño.

 

Además, si crees que violaron tus derechos, tu bien fue dañado o la casa de empeño incumplió la ley, debes acercarte inmediatamente a la Profeco para realizar la denuncia correspondiente.

 

Recuerda, siempre, comparar en, al menos, tres casas de empeño distintas y aceptar la que mejores condiciones te ofrezca y no la que más dinero te otorgue por tu bien.

 

¿Te gustó el artículo? ¿Alguna vez has empeñado algo? ¡Compártenos tus comentarios!

 

Facebook Comments