Beneficios financieros de (ahora sí) ponerte a dieta

Beneficios financieros de (ahora sí) ponerte a dieta

 

Si ponerte a dieta es uno de tus propósitos recurrentes, pero te falta motivación, este artículo te interesa.

 

Aunque no lo creas, cumplir este objetivo no solo traerá beneficios para tu salud, sino para tus finanzas y aquí te diremos cuáles son algunos de ellos.

 

1. Reducirás gastos hormiga

 

La mayoría de estos gastos tienen que ver con comida chatarra y golosinas, alimentos que, obviamente, están prohibidos en cualquier dieta. Así que este sería el primer beneficio que tendrías para tus finanzas.

 

 

¿No nos crees? Supongamos que, al mes, se te van unos 400 pesos en chocolates, chicles, papas fritas, nieves, donas, entre muchas otras cosas, ese dinero, precisamente, es el que no gastarás.

 

2. Comida hecha en casa

 

Aceptémoslo, la comida fuera de casa no empata con ninguna dieta, ya que, seguramente, deberás preparar cosas específicas, lo cual te obligará a comprar tu propia despensa y esto es mucho más económico que comprar la comida preparada.

 

 

Por ejemplo, si de siete días de la semana, cinco acostumbras a comer fuera de casa, por lo menos, estás gastando 200 pesos diarios, desayuno y cena incluidos. Es decir, unos cuatro mil pesos al mes. Mientras que una despensa completa para una persona cuesta, en promedio, dos mil pesos mensuales.

 

3. Ahorro en salud

 

Bajar de peso y comer saludable mejora tu salud, por ejemplo, alivia los dolores de espalda y rodillas, mientras fortalece el sistema inmunológico. Esto te ayudará a enfermarte menos y, obviamente, a ahorrar en honorarios médicos, estudios y medicina.

 

 

Por ejemplo, si eres de los que se enferman cada mes de gripe, ahorrarás en la consulta con el médico, unos 350 pesos, y en la medicina, que te cuesta otros 400 pesos. Es decir, estarás dejando de gastar alrededor de 700 pesos al mes con el refuerzo de tu sistema inmunológico.

 

Con estos ejemplos que te hemos presentado, tus finanzas se verían beneficiadas con un ahorro total de tres mil 100 pesos mensuales, los cuales serían suficientes para pagar a tu nutriólogo y, además, cumplir algún otro propósito financiero como, por ejemplo, empezar a invertir.

 

¿Te gustó el artículo? ¿Ahora sí cumplirás tu propósito? ¿Sabes de algún otro beneficio financiero que tenga ponerte a dieta? ¡Compártenos tus comentarios!

 

Comentarios

comentarios