¿Usas los cajeros automáticos de estos bancos? ¡Cuidado!

¿Usas los cajeros automáticos de estos bancos? ¡Cuidado!

 

Si usas cajeros automáticos de Santander, BBVA Bancomer, Inbursa o HSBC, debes tener mucho cuidado, ya que un simple descuido podría costarte un muy mal rato y mucho tiempo, ¡y eso si te va bien!

 

¿Por qué lo decimos? Pongamos un ejemplo para que quede claro.

 

Primera escena: José retira dinero de un cajero automático.

 

 

Segunda escena: el cajero le ofrece autorizar un crédito de nómina o personal.

 

 

Tercera escena: por error o distracción, José autoriza el crédito (que, por supuesto, no quería).

 

 

Y la obra se llamó…

 

 

Como bien sabes, algunas instituciones financieras han decidido aprovechar el momento en el que sus clientes realizan operaciones en sus cajeros para ofrecerles créditos personales o de nómina.

 

El problema de esto es que, de acuerdo con información revelada por la Condusef, en los cajeros de Santander, BBVA Bancomer, Inbursa y HSBC basta oprimir un botón para autorizar el crédito, ya que no es necesario formalizar el trámite en sucursal.

 

 

“En algunos casos, oprimir el botón `Aceptar´ en el cajero, sólo implica una pre-autorización del crédito ofertado, invitándote a formalizar su contratación en la sucursal, sin embargo, en otros es aceptarlo y recibirlo depositado en tu cuenta en cuestión de minutos, lo cual puede afectar tus finanzas cuando se trata de un error”, indica la Condusef en su sitio web.

 

Así que, además de tener que cuidarte de no ser víctima de asaltos y clonaciones cuando utilizas un cajero automático, ahora también tienes que cuidarte de que tu banco no te meta gol con un crédito que no quieres gracias a esta “idea millonaria”.

 

 

¿Qué hago si lo autorizo por error?

 

En caso de que hayas autorizado un crédito por error desde un cajero automático, la Condusef te recomienda no utilizarlo y comunicarte lo más pronto posible con tu banco para cancelarlo y evitar cargos adicionales.

 

¿Y si sí lo quiero?

 

En ese caso, las recomendaciones son evaluar si puedes pagarlo, averiguar su Costo Anual Total (CAT) y llamar o acudir al banco para conocer las condiciones y los detalles del crédito, así como para aclarar cualquier duda que tengas.

 

Un préstamo personal sin letras chiquitas, ¡conócelo!

 

Comentarios

comentarios