3 creencias financieras que te esclavizan de por vida

3 creencias financieras que te esclavizan de por vida

 

Pocas cosas son tan terribles como ser esclavo de malas decisiones (a veces, omisiones) financieras, porque, si no hacemos algo al respecto, con el paso del tiempo pueden condenarnos a conservar empleos que odiamos, a renunciar a nuestros sueños y a vivir en una permanente angustia.

 

Por eso, incluso en momentos tan complicados como el que estamos viviendo como país, creemos que es necesario comenzar a erradicar ciertas creencias profundamente arraigadas y que pueden sentenciarnos de por vida, aquí te compartimos algunas de ellas.

 

1. Tengo que ganar más

 

 

Aunque ciertamente ayuda, ganar mucho dinero no garantiza de ninguna manera que alcances la libertad financiera, sobre todo si no tienes idea de qué hacer con ese dinero.

 

De hecho, es probable que conozcas personas que ganan muy bien y que, a pesar de eso, están sumergidas en deudas impagables, no tienen ahorros y no invierten.

 

Aquí lo importante es que te grabes una cosa en la cabeza y para siempre: no se trata de cuánto dinero ganas, sino de qué haces con ese dinero que ganas.

 

La razón es muy sencilla, si te esperas para hacer algo con tu dinero hasta que “ganes bien”, estarás perdiendo tiempo muy valioso que podrías empezar a capitalizar desde este momento.

 

2. Tengo que trabajar más

 

 

De nuevo, aunque también puede ayudar en ciertos casos, trabajar más horas no te garantiza bonanza ni estabilidad financiera alguna.

 

De ser así, la mayoría seríamos millonarios, ya que México es uno de los países, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), donde más horas se trabajan a la semana.

 

Pero, ¿por qué pasa esto? Básicamente porque la mayoría de las personas trabaja para el dinero, en lugar de buscar formas de que el dinero trabaje para ellas.

 

Piénsalo: si necesitas un empleado y das con un candidato que no se cansa, no se enferma y cada día es más productivo, ¿lo contratarías? Ese empleado puede ser tu dinero, ¡aprovéchalo!

 

3. Ahorro o invierto lo que me queda

 

 

Te lo garantizamos: si tu estrategia es ahorrar o invertir lo que te queda al final de cada mes, nunca podrás generar riqueza ni formar un patrimonio, ¡nunca!

 

Sí, todos tenemos gastos fijos que, sí o sí, tenemos que cubrir, pero precisamente se trata de eso, ¡de ver el ahorro y la inversión como algo que, sí o sí, tenemos que cubrir!

 

De otro modo, si llegas a fin de mes con algo de dinero, lo dejarás en tu cuenta de banco generándote 0 por ciento de rendimiento (en el mejor de los casos) o gastándolo en cosas innecesarias.

 

Seamos sinceros, si colocas tus gastos por encima del ahorro y las inversiones, perpetúas un ciclo en el que siempre deberás trabajar para tener dinero, el cual, por cierto, cada vez será menor.

 

Conclusión

 

Estamos acostumbrados a ver nuestro sueldo y trabajo como los principales motores para hacer dinero, algo que tiene sentido cuando recién empezamos a generar ingresos.

 

Sin embargo, conforme pasan los años, tenemos que ceder esa generación de ingresos a nuestro dinero, ya que, a diferencia del papel y las monedas, nosotros no podemos trabajar para siempre.

 

¿Te gustó el artículo? ¡Compártelo y déjanos tus comentarios!

 

Comentarios

comentarios