Emprender o invertir, ¿para qué estás listo?

Emprender o invertir, ¿para qué estás listo?

 

Es cierto que hoy la tendencia es a emprender un negocio, ya que eso te ayuda a liberarte de un trabajo que, tal vez, no te hace del todo feliz y a ser tu propio jefe. Además de contribuir a la sociedad con los empleos que generas.

 

 

Pero, hay ocasiones en las que invertir el dinero que tienes para un negocio es una mejor idea, debido a distintos factores. Así que en este artículo te daremos algunas pistas, que te ayudarán a saber para qué estás listo, en este momento.

 

1. ¿Tienes suficiente capital?

 

Si ya tienes el capital que requieres para iniciar tu negocio y, además, hacerle frente al primer año en el que, es probable, no tendrás muchos clientes. Entonces, estás un paso más cerca de emprender.

 

 

Sin embargo, si aun te falta, ingresar tu dinero a una inversión a corto o mediano plazo tal vez sea lo más conveniente, ya que te ayudará a que crezca mucho más rápido, para alcanzar tu meta.

 

2. ¿Qué rendimiento obtendrás?

 

¿Ya tienes claro qué tipo de negocio emprenderás? Si así es, ya sabes, más o menos, cuánto rendimiento obtendrás, por lo que debes considerar si esta ganancia es suficiente para mantener el estilo de vida que llevas actualmente.

 

 

Pero, si una inversión puede darte mucho más que eso, no tienes que pensarlo mucho, ya que el objetivo, tanto de emprender como de invertir, es crear un patrimonio, que te permita vivir bien.

 

3. ¿Estás dispuesto a perder?

 

En México, el 70 por ciento de las empresas fracasan en menos de dos años, según datos de Coparmex, por lo que debes tener en mente que, quizá, tu empresa se enfrente a este tipo de situación. Sin embargo, una inversión bien diversificada puede llevarte a ganar más de lo que puedes perder.

 

 

Por lo que si no estás dispuesto a perder una parte importante de tu capital, con el objetivo de ver salir adelante tu negocio, tal vez para ti invertir sea la mejor opción.

 

Recuerda que invertir y emprender no están peleados, ya que, si tu situación económica lo permite, puedes tener una parte de tu capital en inversiones y emprender con otra, así será menor probable que lo pierdas todo en una mala racha.

 

Además, sin importar cuál de las dos elijas, no olvides que ambas tienen como claves del éxito la disciplina y la constancia.

 

¿Te gustó el artículo? ¿Para qué estás listo tú? ¡Compártenos tus comentarios!

 

Comentarios

comentarios