5 errores que los mexicanos cometen con sus tarjetas

5 errores que los mexicanos cometen con sus tarjetas

 

Si tú y tu tarjeta de crédito no se entienden o han tenido problemas en el pasado, no seas tan duro contigo mismo. Después de todo, a la mayoría de los mexicanos nos falta entender mejor cómo funcionan y cuánto cuesta manejar inadecuadamente esos benditos pedazos de plástico.

 

Al menos eso es lo que sugiere una encuesta realizada por nuestros amigos de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef), quienes descubrieron que la mitad de los tarjetahabientes pagan intereses durante todo el año por un saldo promedio de 26 mil pesos (a los bancos les gusta esto).

 

 

Con el objetivo de hacernos el paro, la Fundef se encargó de hacer un recuento de los puntos en los que la estamos regando durísimo con nuestras tarjetas de crédito. Échales un ojo, tal vez es lo que necesitas para que tu estado de cuenta deje de atormentarte mes a mes.

 

1. No comparamos

 

 

Así es, de acuerdo con la encuesta, el 83 por ciento de los mexicanos aceptamos tarjetas de crédito sin antes haberlas comparado con otros plásticos. Un error fatal si tomamos en cuenta que existen tarjetas cuyas tasas de interés son de más del 70 por ciento.

 

2. Preferimos aumentar nuestra línea de crédito

 

 

Cuando por fin nos animamos a evaluar otras opciones, preferimos elegir plásticos que nos permitan encharcarnos más en lugar de escoger aquellos con tasas más bajas. De hecho, sólo el 12 por ciento de los encuestados dijo que tramita una nueva tarjeta para conseguir una mejor tasa.

 

3. Dejamos de ahorrar para pagarlas

 

 

Si tu plástico desvanece tu capacidad de ahorro como la mitad de Los Vengadores en Infinity War (sorry, pero si todavía no la ves, mereces el spoiler), lamentamos informarte que eres parte del 39 por ciento de los encuestados que dicen no poder ahorrar por culpa de sus tarjetas.

 

Ahórrate hasta la mitad de intereses, ¡cambia tu deuda!

 

4. Se nos pasa la mano

 

 

Dos de cada 10 encuestados reconocen que, al menos una vez al año, exceden el límite de crédito de sus plásticos. ¿Qué pasa cuando esto ocurre? En el mejor de los casos, te la bloquean; en el peor, te siguen dando crédito, pero con una tasa de interés mucho más elevada, ¡aguas con eso!

 

5. No conocemos las condiciones

 

 

Si bien es cierto que el 98 por ciento de los encuestados dice que conoce su límite de crédito, también es verdad que el 21 por ciento no tiene ni idea de qué tasa paga, mientras que el 14 por ciento no sabe cuándo es su fecha de corte.

 

Comentarios

comentarios