10 gastos que debes evitar durante la cuarentena

10 gastos que debes evitar durante la cuarentena

 

Como ya sabemos, nos guste o no, tendremos que pasar más tiempo del esperado en casa, por lo que te sugerimos estar alerta y evitar ciertos gastos que pueden comprometer tanto tu salud financiera como tu salud física y mental.

 

¡Ánimo! Sabemos que son tiempos difíciles, pero no perdamos de vista que también puede ser una excelente oportunidad para mejorar nuestros hábitos y mejorar nuestra calidad de vida desde hoy.

 

¿Listo? ¡Comenzamos!

 

1. Compras de pánico

 

Papel higiénico, gel antibacterial y nuestras amadas cervezas han sido sólo algunos de los productos que muchas personas han comprado de manera compulsiva en estos días por temor a un posible desabasto… o a la sobriedad, nunca lo sabremos (😉).

 

En fin, las compras de pánico es uno de los principales gastos que debes evitar esta cuarentena. ¿Por qué? Te lo explicamos en tres escenas:

 

Primera escena: te das cuenta de que “todo mundo” está comprando un producto y piensas que tú también deberías hacerlo porque se puede acabar, ¡y qué perro oso tener que pedirle un rollo al vecino!

 

Segunda escena: te diriges al supermercado o tienda de autoservicio más cercano y compras todo lo que puedes, obviamente, echando tarjetazo porque ese gasto (como muchos otros más, seamos honestos) no lo tenías presupuestado.

 

Tercera escena: el siguiente mes llega el estado de cuenta de tu tarjeta y te preguntas qué es peor y más despiadado: el COVID-19 o los intereses que vas a tener que pagarle al banco (con todo y sus “apoyos”).

 

 

Pero eso no es todo, ya que además del duro golpe para tus finanzas, las compras de pánico provocan que las personas con menos posibilidades o en situaciones más vulnerables que la tuya tengan más dificultades para adquirir productos de primera necesidad, ¡no hay que ser egoísta!

 

Y si estás pensando “bueno, mi cerveza no es un producto de primera necesidad”, que te lo creeríamos si no hubieras llenado la hielera el fin de semana pasado, debes saber que cuando compramos de manera masiva un producto, éste tiende a encarecerse.

 

2. Comida a domicilio

 

¡Ojo! Con esto no queremos decir que no pidas comida a domicilio, de hecho, si tus finanzas te lo permiten y no abusas de ello, pedir comida, a domicilio o para llevar, es una excelente alternativa para echarle la mano a los restaurantes de tu localidad, que seguramente la están pasando muy mal.

 

El problema viene cuando te pasas de la raya y empiezas a pedir comida a domicilio todos los días y a todas horas, porque, sin darte cuenta, puedes estar desembolsando una importante cantidad de dinero todos los días.

 

Eso, sin mencionar que tampoco es lo más saludable, porque, aceptémoslo, la mayoría de las personas no son como nuestro equipo editorial fitness/glutenfree/vegano (guiño, guiño, es broma, estamos gordos) y suele pedir comida no muy nutritiva que digamos.

 

Así que aprovecha la cuarentena, cocina tus alimentos y ahórrate un buen de lana, ¡es por tu bien!

 

3. Compras online

 

¿Sabes qué resulta si mezclas aburrimiento, frustración, internet y una tarjeta de crédito? ¡Exacto, compras online, ¡costosas e innecesarias compras online!

 

A estas alturas del partido, ya debes saber que muchas cadenas departamentales tuvieron que cerrar sus tiendas, por lo que, obviamente, dirigirán sus esfuerzos de marketing a canales digitales, porque ya saben que, con o sin cuarentena, hay algo que nunca soltamos: el celular.

 

 

Pero bueno, si aún así decides mandarnos al diablo y quieres comprar algo en línea, por lo menos, hazte las siguientes preguntas antes de ingresar los datos de tu tarjeta:

 

  • ¿Realmente lo necesito?

 

  • ¿Cuándo podré utilizarlo?

 

  • ¿Qué es lo peor que puede pasar si no lo compro ahorita?

 

  • Si no estuviera encerrado y al borde del colapso mental, ¿lo compraría?

 

4. Alcohol

 

¡Por favor, no seas como nuestro equipo editorial (por eso estamos gordos, por la cerveza)!

 

Ya lo mencionamos, más tardaron las cerveceras en informar que suspenderían su producción cuando miles de mexicanos ya estaban en la fila del súper con tres carritos, que más bien parecían camiones repartidores.

 

A ver, sabemos que el encierro es complicado: pasamos todo el día en la casa, todo se vuelve rutinario y la interacción con los demás empieza a complicarse. Pero precisamente por eso es necesario que moderes el consumo de alcohol, porque si abusas de él, la cuarentena se convertirá en una pesadilla para ti, para quien te rodea y para tus finanzas.

 

5. Cigarros

 

El estrés e incertidumbre provocados por la pandemia es un combo ideal para que los fumadores experimenten más ansiedad y, por lo tanto, consuman más cigarrillos. Si eres uno de ellos, no nos dejarás mentir, probablemente estos días estés fumando más de lo habitual.

 

 

Insistimos, entendemos que la situación por la que estamos atravesando no es sencilla y que sobran los motivos para estar preocupados y sentirnos más ansiosos, pero ahora más que nunca es una oportunidad para intentar eliminar, o al menos controlar, aquellos hábitos que no sólo afectan nuestro bolsillo, sino también nuestra salud.

 

Consolida tus deudas con la tasa más baja, protege tus finanzas  

 

6. Comida chatarra

 

Si hay algo que esta cuarentena ha revelado sin rubor alguno eso es nuestro amor por la comida chatarra, por la botanita sabrosa, por la perniciosa e irresistible garnacha.

 

El encierro puede aburrirnos y deprimirnos, lo que a su vez puede ocasionar que no encontremos mejor distracción que consumir comida chatarra, muchas veces, en cantidades inconfesables y poco saludables.

 

Gracias al COVID-19 aprendimos a mantener una sana distancia de la gente, ahora es momento de que aprendamos a mantener una sana distancia de nuestro refri y alacena. Lo sabemos, puede ser duro, pero nuestra cartera y salud nos lo agradecerán.

 

7. Reuniones

 

Si eres de esas personas que han respetado las indicaciones de la autoridad y has limitado tu interacción al máximo, sea por conciencia o porque simplemente odias al mundo y la gente que lo habita, ¡felicidades, eres un ejemplo a seguir!

 

Y es que ya todos deberíamos saber que la instrucción es quedarse en casa para limitar el contagiadero, pero como siempre, por ahí todavía hay personas que lejos de atender la indicación, han hecho de su casa el centro de reunión oficial para la p…lática y convivio con la familia o los amigos.

 

 

Si perteneces a este último grupo, te sugerimos tomar conciencia, si no es por tu familia y amigos, por lo menos por tu bolsillo, pues ya deberías saber que ser anfitrión de este tipo de reuniones tiene un costo, que, si se convierte en un hábito, puede ser bastante caro.

 

8. Paquetes vacacionales o viajes

 

Desafortunadamente, al igual que los restaurantes, el sector turístico lo está pasando fatal. Sin embargo, en este caso poco podemos hacer, al menos por ahora.

 

Seamos claros, al día de hoy nadie puede pronosticar cuándo terminará la emergencia sanitaria, por lo que contratar paquetes vacacionales no parece tener sentido alguno.

 

Eso sí, una vez que las cosas se regularicen y te sea posible, date el gusto y tómate unas merecidas vacaciones, de preferencia (¡por favor!), en destinos nacionales… y sin comer caldo tlalpeño con murciélago, porque #FinDelMundo.

 

9. Suscripciones

 

Ooobviamente no nos referimos a Netflix, nadie en su sano juicio prescindiría de un servicio así en estos momentos, sino a suscripciones de servicios, sean online o no, que por el momento no estás utilizando y que sí te están cobrando.

 

 

10. Intereses

 

No podíamos dejar fuera los intereses de tus tarjetas de crédito, quizá el gasto más peligroso en esta cuarentena y que, afortunadamente, puedes evitar consolidando tus deudas y ahorrándote hasta la mitad de intereses con un crédito personal, a continuación te decimos cómo hacerlo:

 

Cambia tus deudas caras por la tasa más baja, haz clic aquí

 

¿Te gustó el artículo? ¿Qué otros gastos crees que tenemos que evitar esta cuarentena? ¡Compártenos tus comentarios!

 

Comentarios

comentarios