Invertir o pagar deudas, ¿qué me conviene?

Invertir o pagar deudas, ¿qué me conviene?

 

Seguramente, esta es una de las dudas más recurrentes que se tienen cuando se puede acceder a un dinero extra o se tiene un excedente de ahorro.

 

Y, a pesar de que a veces la solución parece obvia: es mejor pagar las deudas. En realidad, la respuesta no es tan simple como parece, ya que habrá que tomar en cuenta dos factores clave.

 

1. Evalúa tu capacidad de pago o de inversión

 

Puede que hayas tenido acceso a un ingreso extra, tal vez recibiste el aguinaldo o tu fondo de ahorro; pero ¿realmente te alcanza para pagar una o todas tus deudas?

 

 

Esta pregunta es mucho más importante de lo que crees, ya que, si bien tal vez no puedes pagar todas tus deudas, ese dinero te debería servir para liquidar la que más intereses te está cobrando (tip: busca un préstamo personal que te permita consolidar tus deudas con una tasa más baja).

 

Si la respuesta es “sí”, entonces la balanza de prioridades se estará inclinando hacia pagar deudas. Pero, si la respuesta es “no”, será mejor invertir ese dinero en un producto que te permita hacer una inversión con un monto inicial bajo, pero con buenos rendimientos.

 

2. Analiza el rendimiento

 

Antes de invertir en cualquier producto, siempre debes analizar el rendimiento promedio que te dará, considerando el riesgo que conlleva.

 

 

Si ya sabes esto, será un poco más sencillo tomar tu decisión, ya que, si el rendimiento que te ofrecen es mucho mayor a la tasa de interés que estás pagando en tu deuda, entonces deberías optar por invertir, ya que obtendrás una ganancia.

 

Sin embargo, si la tasa de interés que pagas actualmente es mayor, o igual, al rendimiento que tendrás, lo mejor es saldar la deuda, ya que de lo contrario estarías perdiendo dinero.

 

Pongamos un ejemplo: si tienes un excedente de 20 mil pesos y una deuda en una tarjeta de crédito por la misma cantidad, lo primero que deberías revisar es tu estado de cuenta, en donde encontrarás la tasa de interés que te encuentras pagando.

 

Supongamos que esa tasa es del 52 por ciento anual. Entonces, aquí la respuesta es muy obvia, ya que difícilmente alguna inversión te dará un rendimiento tan alto, así que lo más recomendable es saldar tu cuenta.

 

Pero, si tu deuda cobra una tasa de interés del 10 por ciento anual, tendrás más oportunidades de buscar un producto que te genere un rendimiento mayor.

 

Uno de esos productos son los préstamos personales, con los que puedes obtener un 17.5 por ciento, por lo que, si eliges ésta, o una inversión similar, lo ideal sería que inviertas y continúes pagando tu deuda como hasta ahora.

 

Si después de leer este artículo, decides invertir, recuerda que debes investigar las distintas opciones que tienes y entender cómo funcionan, cuál es la cantidad mínima que cada uno solicita, qué rendimiento ofrecen, cuál es el riesgo que manejan y qué necesitas para comenzar.

 

¿Te gustó el artículo? ¿Qué harás ahora, invertir o pagar tus deudas? ¿Deberíamos tomar en cuenta algún otro factor? ¡Compártenos tus comentarios!

 

Comentarios

comentarios