Realmente, ¿te conviene salir de buró?

Realmente, ¿te conviene salir de buró?

 

Querido lector, salir de Buró de Crédito, esa fantasía tan anhelada por millones de mexicanos, es el tema de hoy.

 

Si eres fiel seguidor de este laureado y prestigioso blog, es muy probable que ya sepas que tienes más posibilidades de salir con Emma Watson (o con Chris Hemsworth, según sea el caso), que de salir de buró.

 

 

Pero para quienes apenas van llegando, les tenemos un notición: si tienes contratado un crédito o servicios de telefonía a tu nombre, ¡felicidades, ya estás en Buró de Crédito!

 

¿Y eso es necesariamente malo? No. ¿Me conviene salir de buró? Tampoco. ¿Por qué? Ahí te va…

 

Ya lo habíamos dicho antes, estar en Buró de Crédito, como cuando sales de fiesta con tus amigos, puede ser bueno o malo, todo depende de cómo te hayas comportado.

 

 

Si has pagado tus créditos o servicios en tiempo y forma, buró será un aliado para que puedas obtener alternativas de financiamiento con mejores condiciones.

 

Por el contrario, si dejaste de pagar o te retrasaste, efectivamente, Buró de Crédito, como expareja resentida, se encargará de divulgar que eres un pésimo partido.

 

 

En ese orden de ideas, si te sientes identificado con el segundo caso, probablemente estés pensando que te conviene no figurar en los “perniciosos” registros de buró, ¿verdad? Si pensaste que sí, lamentamos informarte que estás equivocado.

 

La razón es muy sencilla: en el caso hipotético de que consiguieras “desaparecer” de la base de datos de Buró de Crédito, tendrías que recurrir a fuentes de financiamiento informales cuya principal característica es cobrar tasas leoninas.

 

 

¿Entonces qué te conviene?

 

¡Pagar y ponerte al corriente, no hay de otra! Si en algún momento de tu vida piensas volver a pedir un crédito, y no morir en el intento, tienes que mejorar tu reputación crediticia.

 

Acércate a la institución con la que tengas la deuda y trata de negociar un esquema de pagos que te permita regularizarte a corto o mediano plazo. Demostrar voluntad de pago es el primer paso para mejorar tu perfil crediticio.

 

 

A menos que no te quede de otra, evita “resolver” tu problema por medio de quitas, ya que este tipo de acuerdos afecta tanto tu Score de Crédito como tu historial crediticio, dado que, sea como sea, quedaste mal con tus pagos.

 

Por último, aunque no menos importante, jamás acudas con personas o empresas que te ofrezcan “borrarte” de Buró de Crédito, ¡son estafadores, cuyos únicos propósitos son pedirte dinero por adelantado y robar tus datos personales!

 

Conclusiones

 

1. Salir de Buró de Crédito es como salirse del grupo de la familia en WhatsApp: prácticamente imposible… y si logras hacerlo, prepárate para que todos ahí hablen mal de ti.

 

 

2. Era broma, es imposible que salgas con Emma Watson (y lo sabes).

 

 

Comentarios

comentarios